Villa Histórica

ORDEN de 2 de julio de 1993, por la que se da publicidad al Acuerdo del Gobierno de Canarias de 28 de noviembre de 1990, de declaración de bien de Interés Cultural, con categoría de conjunto histórico, a favor de la Villa de San Juan de la Rambla (Tenerife). 
Considerando que la Villa de referencia es prolífica en construcciones de notable interés histórico, tales como: la plaza vieja, la iglesia parroquial de San Juan Bautista, el conjunto del Cementerio y el Calvario, la Capilla de la Cruz. Asimismo, abundan en San Juan de la Rambla típicas construcciones canarias de los siglos XVII y XVIII, y son también muy notables algunas muestras arquitectónicas del siglo pasado neoclásico o romántico fundamentalmente. Vistas las disposiciones legales de aplicación. El Gobierno, previa deliberación, a propuesta del Consejero de Educación, Cultura y Deportes, acuerda: Uno.- Declarar conjunto histórico, Bien de Interés Cultural, a la Villa de San Juan de la Rambla, Tenerife. Dos.- Interesar del Gobierno del Estado la pertinente Resolución, que otorgue, al declarado conjunto histórico, Bien de Interés Cultural en el punto anterior, los beneficios fiscales reconocidos por la legislación vigente. Lo que comunico a los efectos determinados por el artículo 29.1.1 de la Ley 14/1990, de 26 de julio, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas de Canarias. Delimitación: el conjunto histórico de la Villa de San Juan de la Rambla, Tenerife, se encuentra delimitado por una línea ideal definida por el siguiente trazado: plaza vieja (incluyendo todas las propiedades que dan fachada a dicha plaza). Calle Antonio Oramas, desde la plaza vieja hasta el edificio conocido como “Casa de Cué”. Línea imaginaria que une la calle Antonio Oramas con la travesía y que incluye en el conjunto las llamadas “Casa de Cué”, “Casa Montañés”, “Casa de Torres”, “Casa de Díaz Llanos” y “Casa de Montes”. Travesía desde la plaza vieja hasta la “Casa de Montes” inclusive. Dentro de esta limitación destacan como elementos de interés histórico-artístico, la iglesia parroquial, la “Casa de Oramas”, las “Casas de Díaz Llanos”, “Telefónica”, de “Montes”, de “González Ruiz”, de “Macías”, de “Dolores Yanes”, la casa parroquial antigua, la “Casa de Martín Yanes”, la de “Torres”, la de “Díaz Llanos” y la de “Montañés”. Fuera de dicha delimitación, pero considerados como islotes aislados del mismo conjunto, dado su interés histórico-artístico se encuentran los siguientes edificios: Casa de Briel - Casa de Oramas-Abreu - Casa de Dña. Andrea - Casa de Dña. Concha Yanes Casa de González Delgado - Casa de Ruiz Casa de Pérez Luis - Casa de Núñez Casa del Labrador - Casa de Falcón - Casa de Piedra - Casa de la Academia Casa de Hernández - Casa de Díaz Llanos Delgado. 


Casa Hernández Oramas
Casa Hernández Oramas

La Casa de los Hernández Oramas, pertenece al siglo XVIII, con fachada a la plaza de la Iglesia, ocupa actualmente una amplia manzana, cerrada por el este con un jardín y con el antiguo edificio de la Alhóndiga por su lado sur.
     La parte principal es de cubierta de teja, con amplia cornisa corrida de cantería. Destacan en la fachada principal, de carácter neoclásico, los huecos enmarcados de cantería, adintelados y planos.

Casa Alonso del castillo
Casa Alonso del castillo

La Casa de los Alonso del Castillo, también en la Plaza de la Iglesia está la actual casa parroquial, que en el pasado formó una sola mansión con la que está a su lado. Fue construida a finales del siglo XVIII. La cubierta es de teja, con cornisa corrida de piedra bajo alero. Tiene ventanas de cojinetes con postigo, antepecho de cuarterones, cristales de guillotina y asientos curvos de madera en el interior. La casa se ha mantenido casi intacta hasta hoy, salvo algunos añadidos pocos afortunados.

Casa Oramas de Saá
Casa Oramas de Saá

La Casa de Los Oramas de Saá, corresponde a la casona con balcón de celosía que está en la Plaza de la Iglesia y pertenece a la primera mitad del siglo XVI. Su parte principal es de cubierta de tejas, con cornisa corrida de cantería bajo alero. destaca en la fachada el original balcón, en forma de ajimez cerrado por celosías y con dos postigos. La puerta principal es de cojinetes. Las ventanas de esta fachada tienen marco de madera bocelado con postigos de cojinetes con relieves. Todas las ventanas tienen interiormente los típicos asientos curvos de madera. En su interior destaca el techo artesonado y pisos de madera. También se conserva la antigua escalera de dos tramos, con artísticos balaustres. 

Casa Oramas Quevedo
Casa Oramas Quevedo

La Casa de los Oramas Quevedo, casa edificada en el tercer cuarto del siglo XVIII. La fachada principal da al antiguo cellejón de las Blasas. La puerta principal es lisa, al igual que los marcos de madera de las ventanas. Estas conservan el antepecho, tienen hojas y postigos de cuarterones y asiento en el interior. Tras el zaguán y patio interior se accede a la planta principal a través de una escalera de madera; el piso es de madera, conservando en su sala principal artístico artesonado. 

Casa López Oramas
Casa López Oramas

La Casa de los López Oramas, construcción de finales del siglo XVIII y principios del XIX. La casa era de dos plantas y hacía esquina a La Caldereta (Hoy a Avda. José Antonio); ha sufrido muchas modificaciones, tanto en el interior como en el exterior. En la parte principal conserva la cubierta de tejas, con cornisa dentada bajo alero; el resto es de azotea. En el interior se conserva el segundo tramo de su escalera de madera, que finaliza en la antesala en una barandilla de balaustres torneados, y las salas principales de que dan a la calle, de techo artesonado y piso de madera; lo demás es del siglo XIX y del XX. 

Casa de Los Castros
Casa de Los Castros

La Casa de los Castros, también en la "Calle Estrecha" y haciendo esquina con la del Mirador encontramos otra casona, de estilo neoclásico, pero que en sus orígenes fue deestructura típica canaria. Pertenece a la primera mitad del siglo XVII. Es de azotea con losas de piedra en sus muros. La fachada presenta amplia cornisa de cantería a la altura del techo de la planta alta y otra menor en el de la planta baja, en la que se apoyan los balcones de hierro que adornan cada una de sus ventanas. La planta baja tiene zaguán y patio interior cerrado y con piso de losas. La escalera es de piedra en el primer tramo y entresuelo y de madera en el segundo; tiene baranda de balaustres cruzados

La Placeta
La Placeta

La Placeta, al llegar a la Plazoleta. nos encontramos con un recoleto rincón que nos invita a descansar. En tiempos pasados en su centro hubo una fuente de piedra con una frondosa ñamera, hasta la que llegaba el agua que sobraba del chorro viejo. 

El Calvario
El Calvario

El Calvario, junto al cementerio se encuentra el Calvario, un elemento religioso que tienen muchos pueblos. La Villa de San Juan de la Rambla desde tiempo inmemorial tuvo un calvario a la entrada del pueblo, viniendo del Realejo. No se sabe exactamente cuál fue su ubicación, pues se lo llevó el aluvión de 1826. Una vez terminado el cementerio, o simultáneamente, algunos vecinos deciden hacer un nuevo Calvario. La obra fue llevada a cabo por los mismos vecinos. Su recinto lo forma un pequeño patio, un púlpito de piedra y un altar cerrado por una vidrieram que contiene las imágenes de la Pasión; todo ello coronado por un frontón de bordes de piedra y remates de cantería, en cuyo tímpano hay una pequeña hornacina con una pintura del rostro de Cristo. Tanto el Cementerio como el Calvario forman un conjunto de singular belleza, que invitan al sosiego y a la reflexión. Su conservación merece el esfuerzo de todos los vecinos. 

Cementerio Antiguo
Cementerio Antiguo

El antiguo Cementerio, las obras de la construcción del cementerio empezaron en octubre de 1850. El mismo quedó conformado por un recinto rectangular amurallado, con una capilla y nichos laterales en el lado norte, rematados por columnas y arcos de cantería y una escalera que daba acceso a una terraza en el lado sur. El muro de la entrada aparece en forma triangular con remates de cantería y marco de lo mismo en la puerta. Los enterramientos tenían lugar en el suelo, salvo los nichos ya citados a ambos lados de la capilla. Por ello, en el último tercio del siglo XIX, diversas familias pudientes deciden levantar sus propios panteones para enterrar a sus familiares. Para ello, utilizaban materiales que proporcionaba la cantera de piedra que estaba cerca. 

La Casa de Los Díaz Llanos, Sita en la Calle del Calvario, edificada a finales del siglo XVIII. Es una casa tradicional canaria de dos plantas, típica del siglo XVIII algo deteriorada por el paso del tiempo. Es de cubierta de teja, con doble cornisa baja alero. En su fachada destacan las ventanas de la planta alta, con antepecho, hojas y postigos de cuarterones con cojinetes, cristales en la parte superior y asientos curvos en el interior. La planta principal en su parte antigua es de piso de madera y las salas principales tienen el artesonado cubierto. 

Casa de Los Bautista
Casa de Los Bautista

La Casa de Los Bautista, en la calle de La Ladera encontramos la llamada casade Los Bautista, construida en la segunda mitad del siglo XVII por el presbístero don Andrés Bautista Perdomo; en 1692 ya estaba construida. Es de cubierta de teja, pero su fachada ha sufrido lamentables añadidos que la han desvirtuado por completo. Se adivina que las ventanas fueron de cojinetes, con antepecho de cuarterones. La puerta principal también es de cuarterones lisos, al igual que la del zaguán. Lo más importante de esta casona es su interior, en el que hay un patio de losas, con dos pies derechos de madera sobre basas de piedra, que sostienen el corredor. Una escalera de madera de doble tramo con balaustres torneados y terminada en balconcillo de similares características, nos lleva directamente a ese corredor que, es uno de los más bellos que tiene San Juan de la Rambla. Desde el corredor se accede a las salas principales de la casa todas de piso de madera. Las dos que dan a la fachada y otra que mira hacia el norte tienen artesonado medéjar con decoración de lacería; tirantes en el centro y en las esquinas. Hay que destacar que en épocas recientes tuvo allí acomodo la Academia de Segunda Enseñanza "San Alberto Magno". 

Casa de Los Hernández
Casa de Los Hernández

La Casa de Los Hernández, hacia el final de la calle de La Ladera, haciendo esquina con la de Arriba, encontramos un edificio que resuma antigüedad, pero que se halla en un lamentable estado de conservación. Es de cubierta de teja con cornisa corrida de cantería formada por prismas rectangulares; sobresale una gárgola de madera. de sus fachadas sólo hay que destacar la puerta principal. 

La Casa de Piedra
La Casa de Piedra

La Casa de Piedra, es una casa aún sin terminar, que en su fachada de sabor neoclásico presenta una variada muestra de la cantería local. La casa fue edificada a mediados del siglo XIX. Presenta dos fachadas una a la calle Antonio Oramas y otra a la del Roque. Predomina la piedra de cantería y son de destacar sus esquinas, especialmente la que da a ambas calles, que ofrece un perfil redondeado y con distintas molduras 

Casa de Los Granadillos
Casa de Los Granadillos

La Casa de Los Granadillo, frente al chorro viejo, en la calle Antonio Oramas, hay una casona de alto y bajo perteneciente a la primera mitad del siglo XVIII. En su fachada se observa claramente la existencia de dos estilos: el neoclásico, con azotea, cornisa de cantería y ventanas con antepecho de rejas de hierro; y otro de estilo canario, con cubierta de tejas y cornisa corrida de cantería bajo alero, ventanas con antepecho, hojas y postigos de cuarterones, cristales en la parte superior y asientos curvos en el interior.

Casa de Los Delgados Oramas
Casa de Los Delgados Oramas

La Casa de Los Delgados Oramas, situada frente a la antigua Alhóndiga, pertenece al tercer cuarto del siglo XVIII. Tiene dos pisos y una tercera planta enel interior. La mayor parte de la casa es de cubierta de taja con cornisa dentada bajo el alero. En su fachada del lado este destaca el amplio balcón cubierto a tres aguas, con cuatro cuerpos y sustentado por dobles canes. La casa se distribuye en torno a un patio central de losas de piedra, al que accede por lo dos zaguanes. del patio arranca la escalera de madera de dos cuerpos. La planta principal es de piso de madera, y se halla distribuida en torno a una galería de madera de cuatro lados, que da al patio principal. Se puede afirmar que de todas las casas del siglo XVIII, ésta es la que ha sufrido menos modificaciones en su interior, por lo que prácticamente se conserva en su estructura primitiva: aunque su estado actual es lamentable. 

La Casa de Los Pérez Montañés
La Casa de Los Pérez Montañés

La Casa de Los Pérez Montañés, hace referencia a la casa con balcón que da a la calle La Alhóndiga, fue una de las casas más importantes de este lugar. La casa ha sufrido tantas modificaciones que hoy es muy poco lo que queda de su estructura original. La cubierta de la parte principal es de teja, con cornisa corrida de cantería bajo alero. En su fachada destaca el balcón cubierto a tres aguas. El artesonado mudéjar de la sala principal es una verdadera joya del siglo XVII; el mejor de todas las casas de San Juan de la Rambla, con incisiones acanaladas en todos los elementos. 

La Alhóndiga
La Alhóndiga

La Alhóndiga, frente a la casa de la familia Delgado Oramas, se encuentra este edificio de dos plantas, que en la antigüedad sirvió de Alhóndiga o Pósito. Aunque el edificio ya existía a comienzos del siglo XVII, prácticamente no queda en él ningún vestigio del pasado, salvo sus muros, debido al aluvión de 1826 y a las sucesivas remodelaciones que ha sufrido. Es imprescindible citarlo por la significación que tuvo y por ser uno de los edificios más antiguos de este pueblo. Ésta venía a ser una especie de banco o caja de ahorros local, cuyo numerario lo constituían los cereales, con la finalidad de prestárselos o vendérselos a los labradores en épocas de necesidad. 

La Casa de Los Oramas Hernández
La Casa de Los Oramas Hernández

La Casa de Los Oramas Hernández, esta casa, ubicada más allá del antiguo puente y caracterizada por los dos torreones que tiene en la parte superior fue edificada hacia 1873 por Don Francisco de Sales Oramas Hernández. Su fachada, de inspiración neoclásica, secaracteriza por los numerosos componentes de piedra de cantería que contiene, que observamos en el borde de la azotea, en la gran cornisa de la parte superior, en los marcos adintelados de todas las ventanas y puertas. Los dos torreones también tienen piedra en los bordes de sus recpectivas azoteas y las cornisas superiores. El piso del zaguán es de piedra y, tras una puerta adintelada de cantería, se accede a un patio interior también de piedra. La escalera que lleva a la planta alta es de dos tramos de madera con barandas de listones cruzados; termina en la antesala en un balconcillo con barandas del mismo tipo. El piso de la planta alta es de madera y su distribución interior es la típica de las viviendas neoclásicas. 

La casa de los Yanes de Torres, iniciada su construcción por Don Basilio Yanes Rodríguez(1855-1915), la adquiere sin terminar Don Antonio Ruiz Borges en el año 1913, terminándola posteriormente. Fachada de corte neoclásico, sobresale la amplia cornisa corrida de cantería a la altura del techo y un filete pequeño algo más abajo.