LA INDUSTRIA DELCALZADO EN LA VILLA DE SAN JUAN DE LA RAMBLA ENTRE LOS AÑOS DE 1930 Y 1990  UNA ZAPATERÍA CUALQUIERA ZAPATEROS ANTERIORES A LA GUERRA CIVIL Antes de la proclamación de la Segunda República Española(14 de abril de 1931), sólo tenemos noticia, por informaciones de Don Rosendo Castro Ruiz, de 92 años, de que existía un viejo zapatero llamado don Juan Delgado y al que apodaban Juan Zapatero. Estaba casado con doña Rosario Hernández Hernández y tenía una modesta zapatería frente a la capilla de la Cruz de la calle Arriba, en la casa que hace esquina entre la citada calle y la denominada de La Ladera.Sabemos también que, por los años treinta, don Ángel Falcón Torres y don Antonio María Hernández Torres, montaron una zapatería de botas de trabajo, cerca de la Plaza de San José, cuyas actividades fueron suspendidas en tiempos de la guerra, para ser retomadas posteriormente hasta el año 1942, aproximadamente. Luego trabajaron, separadamente, en el Casco. El primero en la calle La Ladera y el segundo, en uno de los cuartos, que hacían de lindero entre la antigua caldereta y la actual avenida, a la altura de la Casa Imelda.Además de los citados, casi todos los informes coinciden en determinar quiénes ejercieron el oficio antes de la guerra en San Juan, aunque no muestran seguridad en determinar sus edades o el tiempo que hicieron uso de su profesión. Algunos de ellos continuaron el oficio en etapas posteriores. Pertenecen a este grupo: don Manuel Hernández("el de la Plaza"), don Pablo Miranda Miranda, don José Marcelino Hernández("Pepe Marcelín"), don Antonio González Beltrán ("Antonio el de Amparo") y don Manuel Plasencia( de los Realejos), entre otros."Eran tiempos difíciles porque, no había recursos económicos y, aunque los nuevos dirigentes republicanos pusieron muy buena voluntad, no pudieron realizar muchos de los proyectos que pretendían. El negocio del plátano entró en crisis, aunque, afloraron nuevas galerías de agua y, se pudieron solucionar algunos problemas relativos al abastecimiento de ésta.

LAS FÁBRICAS DE ALPARGATAS, COMO SOLUCIÓN DE SUBSISTENCIA, EN TIEMPOS DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA Y EN AÑOS DE LA POSGUERRA. Al grupo de zapateros de la etapa anterior, se unieron otros más como don Manuel y don Felipe Hernández Torres, que estaban ya vinculados a su hermano Antonio María. En 1939-40, don Manuel Núñez Méndez ("Manolito") y, algún otro como don Aquilino Pérez Yanes, don Cipriano Carrillo Acosta, que vino de la Cruz Santa y don Pablo Mesa, desde la Portalina, pudieron haber iniciado su andadura como zapateros, y, quizás antes. Sin embargo, lo que llamó poderosamente la atención de esta etapa fueron tres iniciativas industriales para la producción de alpargatas de tela y de suela o "piso" de esparto o de lino, que solucionaron, en gran medida, los problemas de paro laboral y donde las mujeres jugaron un papel importante, rehabilitando, si cabe, la pobre economía del lugar. Algún informante asegura haber visto en los salones de don Manuel García, unas máquinas que cocían suela de goma (importada) y tela, sin embargo, la mayoría de los entrevistados, sólo hablan de esparto, lino y tela, aunque, a decir verdad, don Juan Jesús Falcón Regalado comentó que había unas máquinas que no dieron resultado. Por tanto, nos queda la duda de si hubo o no producción continuada de este tipo de alpargatas, más industrializadas.Había gran necesidad de calzado barato para las tareas del campo y hubo una gran demanda de alpargatas, que aumentó considerablemente con los pedidos del ejército y la consiguiente militarización de este tipo de empresas en tiempos de guerra.La primera de estas iniciativas, la más importante, fue llevada a cabo por don Cándido Díaz-Llanos Bautista y sus hermanos, don Antonio y don José. Esta fábrica tuvo cuatro ubicaciones según nos ha indicado doña Lidia González Beltrán: la 1ª en la Avenida José Antonio, (salones de don Manuel García); la 2ª en la calle La Ladera; la 3ª en la calle El Paso y la 4ª junto a El Calvario.Posteriormente, según me ha indicado don Juan Jesús Falcón Regalado, se creó una segunda fábrica, menos importante, a iniciativa de don Juan Toledo Torres, supervisada por don Ángel Falcón Torres y, es muy probable que comenzara a funcionar, en la calle La Ladera y en el lugar que dejaron los Hermanos Díaz -Llanos, cuando se trasladaron a la calle El Paso.La tercera empresa de este tipo, la de don Manuel Hernández González, fue la segunda en importancia y, estaba ubicada en la calle de El Calvario, donde se encontraba instalada la panadería del pueblo, fundada por don Celestino Hernández Fernández hacia 1910 y que tuvo continuidad, durante bastantes años, en su hija, doña Rosario Hernández González que, además del pan de leña, elaboraba rosquetes, merengues y los deliciosos bizcochos, que dejaron huella de identidad.Según algunas personas, esta industria convivió con la de los Díaz-Llanos y continuó unos años después de ésta, pensamos que hasta la mitad de la década de los años cuarenta del pasado siglo, o más. No hay muchos datos sobre este asunto, pero sí sabemos que, a finales de la citada década, comienza a moverse la importación de alpargatas de tela y goma, procedente de Alicante, Valencia, Murcia, entre otros lugares del sur de España. Las empresas peninsulares presentaban dos tipos de estas alpargatas: las de uso femenino denominadas "pelotari", que estaban confeccionadas con tela de color azul, no tenían ojetes metálicos y se amarraban a la pierna con unas cintas. Las alpargatas de hombres eran de color blanco, venían reforzadas por la parte anterior y posterior, tenían "ojetes" metálicos y cordones para amarrar. Tanto una como la otra, se ofrecían con todos los números que el público pudiera requerir y, así, para las mujeres había desde el nº 34 al 39 y para los hombre, del 40 al 44.Significaron una gran competencia para las alpargatas construidas en el pueblo, porque se vendían a precios más asequibles y duraban más, aunque, a decir verdad, las de esparto y lino proporcionaban una mejor transpiración.En 1.950, un par de "lonas" de importación para la mujer costaba entre 5 y 7 pesetas y, para el hombre, entre 8 y 9.Las tres empresas, que citamos anteriormente, supieron combinar las labores industriales con las artesanales de forma que proporcionaron trabajo a un buen número de personas. Según datos de la prensa de la época (1939), sólo la fábrica de don Cándido Díaz-Llanos y hermanos, llegó a producir mil pares diarios de alpargatas y facilitó más de trescientos puestos de trabajo a personas de ambos sexos.Los hombres realizaban las tareas más fuertes, como las de coser y dar forma a la "suela", "planta", o "piso" compuesto de una especie de trenza de esparto o de lino que se enrollaba y se adaptaba al pie, según plantilla y molde preparado al efecto. Dos leznas, cargadas de hilo fuerte, una por la derecha y otra por la izquierda, cruzaban lateralmente el "piso", varias veces, hasta recorrerlo todo y, al llegar a la parte más puntiaguda, la que corresponde a los dedos, se cosía a lo largo, quedando el material fuertemente unido.Otros trabajos que se hacían en fábrica, eran: el cortar tela, según plantilla, coserle los contrafuertes en las partes posteriores, que correspondían a la zona del talón del pie y colocar los "ojetes" metálicos.Las mujeres ribeteaban la tela de la alpargata, cosiendo una cinta delgada al borde superior de ésta, e incluso a la parte interior que ajustan los cordones al amarrarse. También cosían la tela de la "lona", a la suela o "planta" de esparto, que ya estaba preparada, utilizando una horma y cosiendo las dos partes al revés para darle la vuelta posteriormente. Muchas mujeres trabajaban en la fábrica y en su casa, con objeto de hacer el mayor número de docenas.Otras personas, de ambos sexos, que no trabajaban en la empresa de forma directa, sacaron sus "perras" haciendo la labor sólo en sus casas, o bien vendían a través de la fábrica, o bien a través de otras personas, con lo que podían sacar algún dinerito extra. Más de la mitad de las personas del Casco y otras de la Zona Alta y del vecino municipio de La Guancha, se vincularon a esta actividad, lo que hace extremadamente difícil citarlas en este trabajo. 

APOGEO DE LAS ZAPATERÍAS EN LAS DÉCADAS DE 1950 Y DE 1960 Y COMIENZOS DE LA DECADENCIA HACIA 1965. Al desaparecer las industrias alpargateras, por motivos que no conocemos en profundidad, pero que intuimos en el apartado anterior al referirnos a la importación de alpargatas de tela y goma a precios muy competitivos, se hace necesario crear un zapato bajo para el trabajo que sustituyera a la alpargata importada y que se realizó con pieles de menos calidad, como el serraje, la badana o la vaqueta y con suela de goma de camión. A este zapato se le denominó "chola" y, según algunos informantes, fue idea del experimentado zapatero, don Antonio María Hernández Torres. A los operarios que realizaban este trabajo se les denominó "choleros". Llegó a haber un registro oficial de estos, aunque, por ahora, no se ha logrado encontrar. Al mismo tiempo, jamás se olvidó la tradición de las botas para el trabajo, que siguieron elaborándose, consiguiendo gran fama en Tenerife y en algunas islas.Aunque existió un trasvase constante de zapateros y aprendices de una a otra zapatería, muchas veces, por conflictos internos, emigración...., algunos de éstos montaron sus propios negocios. Por eso, tenemos que diferenciar entre los que llegaron a tener su propio taller y aquellos que se mantuvieron sólo como operarios.Entre los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, hubo tres zapaterías, dignas de mención, que desarrollaron un trabajo semiindustrial y que fueron semillero de nuevos zapateros. Se dedicaban, fundamentalmente, a producir "cholas" y botas para trabajos agrícolas, productos que comercializaban en los pueblos de Tenerife y en las islas de La Palma y de La Gomera, junto a otras empresas, más pequeñas, que asumían la comercialización, como la de don Felipe Báez Estévez, don Abel Piedra Hernández y don Florencio Luis Luis, entre otros.Estas tres empresas fueron las siguientes: la de don Juan Núñez, la de don Ángel Pérez Rodríguez ("Angelito") y la de don Roberto Miranda Siverio ("Berto Miranda").La industria de don Juan Núñez, se encontraba ubicada en la Avenida de José Antonio y tuvo su mayor esplendor en este período y, cuando don Juan la dejó, su hijo, Juan Manuel la mantuvo abierta durante algún tiempo. Esta empresa fue decayendo, poco a poco por el traslado de los trabajadores más importantes, a otras, o simplemente, porque decidieron emigrar o montar negocios propios.Por ella pasaron muchos zapateros como: don Jesús Pérez Regalado, don José Rodríguez, don Abel Piedra Hernández, don Luis García Batista, don Cecilio Hernández, don Manuel Hernández garcía ("Tito"), don Florencio Luis Luis, don Luis Batista y don Antonio A. Regalado Pérez ("Periquillo"), entre otros muchos.Los Dorta, empresa suministradora de materiales y compradora de productos de esta zapatería, prosperó mucho gracias a las relaciones comerciales con ésta y otras empresas afines del pueblo.Del industrioso taller de don Ángel Pérez Rodríguez ("Angelito"), poseo algunos datos más; información cedida gentilmente por don Francisco Falcón Beltrán ("Paco Fife").Esta zapatería, que funcionó aproximadamente, entre los años 1955 y 1965, estaba instalada en todo el espacio que hoy ocupa CajaCanarias y tenía su entrada por la calle estrecha.Con "Angelito" trabajaron, entre otros: don Manuel y don Felipe Hernández Torres (zapateros mayores, ya nombrados en otros períodos), don Juan Castro Ruiz, don Abel y don Miguel Piedra Hernández, don Gonzalo Quintero, don José Rodríguez Rodríguez, don Juan, don Andrés Hernández Álvarez, don Víctor González Álvarez, don Pedro Regalado, don Faustino Velázquez Perea y don José Pablo Falcón Beltrán. Los productos elaborados por esta empresa eran fundamentalmente; las mencionadas botas para el trabajo agrícola, que construían con piel y suela de "caucho" y, también, las botas de piel más fina y suela de cuero, que se utilizaban para salir o para los días de fiesta. En el mismo taller se fabricaban sandalias especiales, encargadas por el ejército.Los materiales se compraban a don Francisco Pérez Correa (tío de "Vitorito") en el Puerto de la Cruz y, también a la Fábrica de Cueros Dorta, en la calle Los Molinos (Santa Cruz de Tenerife).En la isla de La Palma, don Juan Marante Hernández, recibía los pedidos y los comercializaba.De otra parte, el negocio de confección de calzado de don Roberto Miranda Siverio ("Berto Miranda") era próspero, y se mantuvo un tiempo más que el anterior, quizás hasta los primeros años de la década de los setenta del siglo XX. estaba situado en los bajos de la casa, que perteneció a don Benigno de Torres Oramas, hoy de don Faustino Velázquez Perea, un tal "Sandokan", que venía de Guía de Isora y don Orlando Oramas Abreu. Merece especial mención la zapatería de don Juan Castro Ruiz, que estuvo ubicada en uno de los "cuartos" bajos de la casa Nº 5 de la calle El Sol. La actividad de ésta, era similar a las de otras zapaterías dedicadas al calzado para el trabajo, sin embargo, lo que llamó más la atención de ésta fue que sirvió de centro de discusión sociopolítica y fue bautizada cariñosamente con el simpático nombre de "La Pirenaica", en alusión a la emisora que, en tiempos franquistas, iba en contra del poder establecido.Con don Juan Castro estuvieron: don Cecilio Hernández Hernández (uno de los mejores cosedores de su tiempo), don Manuel Hernández García ("Tito") y don Florencio Luis Luis (que terminó su labor en este taller). Por allí andaba, también, un chico muy joven, muy gracioso él, que se llamaba Rosendo castro Luis (conocido por "Sendo"), que hacía labores de ayudante y, a la vez, de aprendiz.Esta zapatería aprovechaba la parte interior de las gomas de distintos vehículos, arrancada a mano, para hacer tiras de 3 ó 4 milímetros de espesor y de 4 ó 5 centímetros de ancho, cortadas "a ojo", con cuchillas muy bien afiladas. El largo dependía de la circunferencia interior de la rueda. Estas tiras se llamaban "sinchas", semejantes al tiracol actual, y se vendían a un tapicero de Icod de los Vinos llamado don José Rodríguez Hernández.El taller se cerró cuando las condiciones económicas ofrecidas por el turismo, en el Puerto de la Cruz, fueron más rentables que las que proporcionaba el sufrido oficio de zapatero. No sólo don Juan Castro, sino también don Alfonso carrillo y don Orlando Oramas, entre otros muchos, optaron por buscar una mejor solución económica para lo últimos años de la vida laboral. Este hecho se producía, aproximadamente, en las postrimerías de los años setenta.  

ZAPATEROS, LLAMADOS "FINOS", QUE HACÍAN ZAPATOS MASCULINOS DE VESTIR. Una mención especial para un grupo de zapateros que se distinguieron de los demás por acometer la difícil tarea de construir calzado de vestir, utilizando finas pieles y acabados perfectos.Aunque sabemos que don Pablo Miranda y don Antonio María Hernández Torres y, quizás, algunos más, llegaron a hacer buenas botas y algunos zapatos de vestir, tengo que valorar también el trabajo especial que realizaron otros zapateros más cercanos a nosotros, como fueron: don Abel Piedra Hernández, don Antonio Miranda Siverio y don Alfonso carrillo, sin menospreciar la labor que, en este sentido, pudieron haber llevado a cabo, otros profesionales del ramo de los que, por ahora, no tenemos datos suficientes para manifestarnos. 

ZAPATEROS EMIGRADOS A VENEZUELA. Desde la década de los años cincuenta, unos primero y otros más tarde, un buen grupo de profesionales del citado oficio probaron suerte en Venezuela, con la finalidad de mejorar económicamente. Algunos lo lograron y otros no, sin embargo, el hecho de emigrar, separarse de la familia, adaptarse a un nuevo país y enfrentarse a todos los problemas que ello conlleva, los hace merecedores de un justificado reconocimiento, ya que fueron valientes defensores de su dignidad y de la de los suyos.De los demás, sólo citarlos, como prueba de afecto y comprensión.Además de los ya nombrados, los zapateros que se vieron obligados a emigrar fueron los siguientes: don Aquilino, don Manuel y don Jesús Pérez Regalado, don Felipe Báez Estévez, don Alfonso, don Dámaso y don Orlando Carrillo Hernández, don Jesús Hernández, don José Hernández Hernández, don Antonio González Beltrán, don José Cirilo, don Manuel Batista, don Roberto Miranda Siverio, don Luis García Batista, don Juan Manuel Núñez, don José Miranda Siverio, don Rosendo (el de Gaspar) y don Jesús Hernández.Algunos de estos, regresaron y montaron de nuevo su zapatería.  

ZAPATEROS PROPIETARIOS, QUE NO SE HAN NOMBRADO Y QUE CONTRIBUYERON GLOBALMENTE AL ESPLENDOR DE ESTE OFICIO EN EL PUEBLO. Sin olvidar a don Pablo Mesa, de la Portalina, a don Rosendo (el de don Gaspar), de la Pascuala, y a don Modesto que, desde la Zona Alta, pusieron su grano de arena en trabajos de reparación de calzado en gran medida, damos a conocer los nombres de los zapateros propietarios de la Zona Baja, que no han sido citados y que han tenido un protagonismo esencial, sobre todo, en tiempos de la posguerra y años anteriores. Estos son: en la C/El Sol: don Aquilino y don Jesús Pérez Regalado. En la C/ Antonio Oramas o de Arriba: don Pablo Miranda Miranda y sus hijos, don José, don Roberto y don Antonio; don Julio de León García, don Aquilino Pérez Yanes, don Andrés Viñoly Hernández y don Felipe Báez Estévez. En la C/ El Paso: don Alfonso Carrillo Hernández, don Jesús (el de Juan Briel) y don José Hernández Hernández; don Cipriano Carrillo Acosta y, posteriormente, sus hijos, don Dámaso y don Orlando; don José Cirilo y don Antonio González Beltrán. En la C/ El Calvario: don Dámaso Carrillo Hernández y don Manuel Hernández Torres. En la C/ de Abajo (Callejón contiguo a don Luis García): don Manuel Hernández (el de la Plaza). En la C/ Antonio Ruiz Borges: don Manuel Batista Quintero y, quizás, su padre, don Pablo. En la C/ La Marina. don Teófilo Falcón Pérez. En la Avenida: don Luis García Batista y, por último, en la C/ Estrecha: don Antonio Miranda Siverio y don Abel Piedra Hernández, y en el callejón de Montes, don Florencio Luis Luis.

 LOS DOS ÚLTIMOS ZAPATEROS DEL PUEBLO Una gran tristeza embarga mis sentimientos al escribir este escenario, justo y obligado apartado, como cálido homenaje a dos personas que mantuvieron esta hermosa y sacrificada profesión hasta finales de los años ochenta. Ellos fueron los últimos zapateros de nuestra Villa y no deben ser olvidados jamás.Primero nos dejó don Miguel Piedra Hernández que, después de haber trabajado durante tantos años como operario, socio y, últimamente, como propietario, en La Fuente de la Zarza y en los bajos de la que fue Academia de San Alberto Magno, decidió ingresar en el asilo de ancianos de Santa Cruz de Tenerife, no sin antes dejar parte de su herramienta a don Manuel Núñez Méndez ("Manolito") que, pocos años después, muy mayor y cansado, dejaría la profesión.Don Miguel, poseía maquinaria de valor, que mandaba a buscar a la península. Se llevó al asilo gran parte de ella y continuó trabajando allí, hasta que falleció, el 13 de julio de 1990, seis años después que su hermano Abel, habilidoso elaborador de zapatos de vestir, como hemos comentado en otros apartados.Don Manuel Núñez Méndez ("Manolito") fue el último zapatero de nuestro pueblo y, según nos relata su hija Concepción, era una persona muy sencilla, buena y de sentimientos nobles, al que agradaban los espacios de soledad. Trabajó siempre solo y las únicas salidas importantes que hizo del pueblo fueron una vuelta a la isla y el traslado a la península en tiempos de la guerra. Su radio y las noticias de la televisión le apasionaban. Fue un zapatero laborioso y ejemplar. Trabajó desde 1930-40 hasta 1990, en que dejó el abnegado oficio. Cincuenta años de entrega, sin interrupción. A veces respetaba el "lunes zapatero" (era el tradicional descanso de estos artesanos) y a veces no. En muchas ocasiones tuvo que acudir a la tarea hasta en Viernes Santo. 

A MODO DE CONCLUSIÓN 

Es necesario plantearnos un trabajo más profundo sobre los 35 talleres de zapatería, hasta ahora recuperados en el olvido, porque ha quedado mucha información sin concluir.La cuestión educativa está en buenas manos porque el colegio "¨ Ángel Guimerá" está demostrando, a través de actividades con los niños, que la memoria sobre estas emblemáticas tradiciones, se está recuperando sobremanera. En la fiestas del Día de Canarias organizada por este Colegio, todos los niños pasaron por una zapatería preparada al efecto y, no sólo aprendieron los nombres y la utilización de los materiales, sino, sobre todo, a valorar, lo que significó este tipo de artesanía para su pueblo en tiempos de gran necesidad y penuria.Por otro lado, aunque algunas asociaciones culturales están en el camino de animar hacia el conocimiento y aprendizaje de este tipo de tradiciones artesanas, se hace necesario un decidido apoyo oficial con la finalidad de ayudar y estimular a las pocas personas mayores que todavía recuerdan este oficio centenario, para que puedan ofrecer todo su saber a las jóvenes generaciones.Un cariñoso reconocimiento a todas aquellas personas que, de una u otra manera, han colaborado, proporcionando los datos necesarios para realizar este trabajo y los que, en el futuro, puedan acometerse. 

Trabajo publicado el día 19/06/2004

Asociación Cultural "Martín Rodríguez"