INTRODUCCIÓN.

En el devenir de la historia de San Juan de la Rambla, una de las cuestiones principales se refiere a los hechos y circunstancias que dieron lugar a la formación de lo que hoy conocemos como Villa de San Juan de la Rambla. Entre los principales colonos que se establecieron en estas tierras del Malpaís de Icode, a comienzos del Siglo XVI, figura un personaje singular, Martín Rodríguez, portugués y considerado como el fundador de este pueblo, ya que alrededor de la ermita que él levantó se establecieron también sus descendientes. La ubicación de sus viviendas no pudo ser otra que la orilla del Camino Real y en terreno con agua suficiente. Así, aquella pequeña comunidad de vecinos comienza a llamarse y ser conocida como San Juan del Malpaís. En otro orden de cosas, la población poco a poco iba aumentando; ya a finales del siglo XVIII rondaba los 1353 vecinos. La principal preocupación de los vecinos era la subsistencia. Tanto en siglos anteriores como en el presente la supervivencia de la población de San Juan de la Rambla se hallaba en la agricultura. Ante esta situación, una de las soluciones estaba en la emigración, fundamentalmente a Cuba y Venezuela. Las salidas de los emigrantes, han servido de mucha ayuda ante las dificultades sociales y económicas de cada época. Otro de los hechos especialmente históricos para este municipio tuvo lugar por un Real Decreto del Rey Alfonso XIII, publicado el 20-08-1925, por el cual se concede a San Juan de la Rambla el título de VILLA. Durante el mandato de Don Felipe Pérez Luís, se da un impulso considerable a las vías de comunicación, pues se termina la pista a San José, se pone en funcionamiento la Travesía, se asfaltan las calles del Casco, se termina el camino a Las Aguas y se proyecta el camino hacia el monte. Se elabora un proyecto de urbanización en el Volcán de Las Aguas, se termina la torre de la Iglesia con su reloj, se proyecta un nuevo edificio para el Ayuntamiento y la Plaza Mayor. Se incrementan igualmente a cuatro el número de escuelas en el Casco, se lleva a cabo la electrificación del municipio y se inicia la construcción de la red de abastecimiento de aguas. Por otra parte, ya en 1951 la población del municipio alcanza la cifra de 4000 habitantes. En este período se inician los trámites para la puesta en marcha de la Cooperativa de Viviendas "San Juan Bautista" y se pone en funcionamiento un nuevo cine; todo ello gracias al tesón de una gran persona, Don Antonio Ruiz Cedrés. También se construye el campo de fútbol de Las Aguas y por primera vez hay una farmacia en el municipio (1952). Igualmente, abre sus puertas en esta época una institución docente que dio un impulso extraordinario a la formación de la juventud de aquella época en este pueblo, La Academia "San Alberto Magno" (1954/1970). Sus promotores fueron Don Armando Pérez Luis y Don Francisco Hernández García. Bibliografía: Cinco siglos en la historia de San Juan de la Rambla. Tenerife -1999 ( José Antonio Oramas Luis) San Juan de la Rambla ( Manuel Ángel Ayoza Moreno y Manuel Rodríguez Mesa).