Banda de Música A.A."Alcaraván"

La música de viento, en San Juan de la Rambla, toma partida de nacimiento hacia 1870, cuando son donados los primeros instrumentos para la banda, junto con el órgano de la iglesia, por doña Rosario Oramas, con el objeto de realzar las procesiones y funciones de la iglesia. No obstante, podría decirse que el espíritu y las intenciones de formar una agrupación de estas características ya existía desde años atrás pues, floreciente la música en los Realejos e Icod, la juventud ramblera, de entonces, se vio arrastrada por la euforia de aquellas Bandas de aficionados que empezaban a convertir el aire de la isla en melodias audibles.
  Y, puestos en el empeño, su primer maestro de música fue don Matías Guigou -hijo del célebre músico don Carlos Guigou- quien enseñó las primeras notas y compases, así como el emboquillado de los doce  instrumentos con los que se lanzaron a la aventura. Al frente se puso don José Díaz Llanos, músico precursor y fundador, empuñando la batuta de los inicios, animado por los sabios consejos del maestro Guigou. Pero, esto duraría poco, ya de pronto reconoció la indiscutible valía de su sobrino -Temístocles Díaz Fernández- quien sería el verdadero director. El le dará la fuerza y solera musical necesaria para afrontar una larga andadura repleta de éxitos y fracasos hasta que, en 1922, cede la dirección a su hijo Miguel Díaz Llanos, con el que se abre la segunda etapa. Esta -la de mayor gloria y duración- tendrá algunos paréntesis, en la Academia y Dirección, en los años sesenta-setenta y que estuvieron suplidos por hombres como Florentino Bencomo, Texifón, Cándido Regalado... hasta llegar al momento presente -nuevo escalón- resurgiendo la nueva agrupación Musical "Alcaraván", de la que se hará cargo Oscar Pérez Regalado con el apoyo de un Patronato que afianza los medios y las ilusiones por acrecentar la cultura musical de este pueblo.
  Allá por 1906, la Banda de Música de San Juan de la Rambla fue invitada, junto con la de la Orotava, a los festejos de recibimiento de S.M. Alfonso XIII en la capital. También asiste a cuantos concursos y certámenes comienzan a ponerse de moda en aquellos tiempos, recordándose como uno de los primeros el de 1919. celebrado en la Plaza de Toros de Santa Cruz, al que asistió con un plantel de veintisiete músicos. Luego, vendrían otros de resonados éxitos, como los de 1922, 1962 y un largo etc. de importantes actuaciones en plazas y fiestas por toda la geografía isleña. Además, fue la animadora y precursora de aquellas fiestas culturales que se celebraban en San Juan de la Rambla en 1912 y siguientes.  Su archivo musical contó con más de doscientas obras, algunas de las cuales fueron compuestas por su primer director Temístocles Díaz y del que dijera el gran Juan Reyes Bartlet "... Temístocles es algo más que un músico". Por ello es materialmente imposible referenciar algo de la historia de la Banda de música de este pueblo sin subrayar el apellido Díaz Llanos, protagonista efectivo de la trayectoria musical ramblera. Los hombres de las distintas capas sociales que, en cada momento, pertenecieron o pasaron por la Banda aprendieron con Don Temístocle o don Miguel educación social y musical, abriendo nuevos caminos y estrechando amistades por todos los pueblos de Tenerife, como lo intenta Oscar Pérez y sucesivos Directores con los educandos y músicos  de San Juan de la Rambla. La nueva semilla hará que la música no se detenga en este lugar, para que continúe llenando páginas de gloria en esta historia inacabada de la música, de la Bandas de Música.