Eras, lagares, molinos y hornos.

Otro Recorrido por su historia: eras, lagares, molinos y hornos

Con este trabajo que sacamos a la luz pretendemos rescatar del olvido unas construcciones, unas formas de vida y unas relaciones del hombre con su entorno, que hasta hace pocas décadas eran santo y seña de nuestras gentes. Las nuevas generaciones deben conocer algo del mundo y vida de sus antepasados en esta su tierra, porque ahí están sus raíces.La parte negativa de este recorrido ha sido el ir contemplando el estado de este patrimonio material, hallándose la gran mayoría del mismo en situación de desaparecido o en condiciones de ruina o abandono. Quizá en algún caso, se está a tiempo de recuperar algo para el futuro. Organismos públicos, instituciones, asociaciones y particulares deben tomar conciencia de ello y echar cabeza y las dos manos para rehabilitar, algunos de ellos, siquiera como símbolos de nuestra historia como pueblo.

Era en la Manguita, Las Aguas
Era en la Manguita, Las Aguas

Las eras: El cultivo de cereales fue importante en la zona alta del municipio por las buenas condiciones del suelo y por el clima de las medianías. Destaca el trigo y en menor medida la cebada y el millo. En la zona baja o costera fue el millo el cereal predominante.La construcción de eras fue una consecuencia de ello. Se hacían en lugares airosos y despejados. Eras de piso de piedra empedradas, o de suelo de tosca, circulares, cercadas por un murete de lajas de piedra y con un diámetro aproximado de 10 metros en la mayoría de ellas. Allí se hacía la trilla y avienta de la mies. Esta mies se tendía en parvas en la era y era desgranada por el reiterado paso de las bestias tierando de un tablón o trillo.En las últimas décadas del siglo XX el cultivo de cereales se ha reducido bastante y su siembra está siendo casi testimonial. Como consecuencia de ello y por la mecanización del trillado de las espigas, las eras han ido desapareciendo o quedando en situación de abandono.Un dato de interés fue que las eras no solían partirse al adjudicar las herencias, para así seguir conservando un sentido comunitario.En este municipio todavía podemos encontrar o recordar las siguientes eras, si bien al ser tan amplia la relación, se hace imposible citarlas a todas.En el barrio costero de Las Aguas existe aún una, en regular estado, en la Manguita, perteneciente a la familia de los Oramas. En donde llaman El Volcán hubo dos, que desaparecieron al urbanizar el lugar.Estas eras en la parte baja del municipio obedecieron a que los propietarios tenían tierras en la parte alta del mismo, y traían a lomos de bestias las cargas de haces de trigo para su trilla y avienta.En La Ladera, era desaparecida y situada donde se halla el cementerio municipal. En El Mazapé, era asfaltada, que pertenecía a la familia Oramas.En el camino de La Pascuala, la de Felipe Mesa, desaparecida, y la de Aurelio Borges, deteriorada.Cerca y al poniente de la plaza de San José, la de Fermina, desaparecida.En Los Quevedos y desaparecidas, la de José Manuel, la de Nicolás Díaz, la de José Dorta, la de Silvestre Díaz, la de Martín, la de las hermanas Victoria y Felisa Mesa. En este mismo barrio quedan restos de eras en la de los abuelos de Carlos Quintana, la del padre de José Ramón y la de Teodora.En la Portalina, la de la Cruz, desaparecida. La de Silvestre Díaz, en Las PIletas, desaparecida.En Los Canarios, la de Serafina.En Las Rosas, la de la Casa Grande, algo deteriorada.La de la Tierra Vieja.Era en la Manguita, Las Aguas. 

Los lagares

La economía de esta zona de Tenerife, como la de la mayor parte de la isla, estuvo sustentada en el sector primario principalmente hasta tiempos recientes.De entre los subsectores que logró cierto desarrollo e importancia social y económica destacó el cultivo de la viña. Todavía hoy los viñedos ocupan una notable superficie de nuestras fronteras.Viajeros/as de distintas nacionalidades escribieron de estos vinos. Así:Gaspar Fructuoso (portugués), en el siglo XVI, escribe: "En la Rambla hay muchas viñas y malvasías que se riegan por la cepa con buenas aguas".Thomas Nichols (inglés), en 1526, escribe: "El mejor vino se da en la montaña llamada La Rambla".Sir Enmanuel Scory (inglés), en 1630, escribe: "En San Juan de la Rambla se produce el vino más excelente de la isla".André Pierre Ledru (francés), en 1797, escribe: "San Juan de la Rambla, a siete cuartos de legua de Los Realejos, es famoso por sus vinos de malvasía".Alexander von Humbold (alemán), en el siglo XIX, escribe: "San Juan de la Rambla es célebre por su vino de malvasía".Olivia Stone (inglesa), en 1883, escribe:"Nos detenemos en la venta en la que ya habíamos parado y de nuevo saboreamos el famoso vino de malvasía de ese lugar".Para obtener el preciado vino, las uvas eran pisadas en lagares. Estos podían ser de diferentes cararacterísticas. Todos constaban de la tanquilla, en la que se depositaban los racimos para su pisado y de una tina o depósito más pequeño situado en un nivel inferior para que el mosto cayera por gravedad.Podían estar construidas de losas de piedra, de madera de tea, de mampostería, y en algunos casos se tenía en cuenta, a la hora de la construcción, el hacerlo en alguna covacha pues facilitaba el trabajo de la vendimia.Lagar en la finca del Cardón, La Rambla.Avanzado el siglo XX también se hicieron en locales techados.Una característica en cuanto al uso fue la de que si la idea original era para la familia del propietario, en la practica también era prestado a vecinos que no disponían del mismo, previa petición de día y en algún caso con el pago en moneda, en especie o con prestación de mano de obra.En las últimas décadas del pasado siglo los lagares tradicionales van quedando relegados, pues se van imponiendo los nuevos sistemas de elaboración del mosto, altamente mecanizados.Como consecuencia de ella y del abandono progresivo de la agricultura tradicional, muchos lagares han sido derruidos, otros usados como trasteros, otros como elemento decorativo, pero aún quedan los que prestan sus funciones cada otoño.Haciendo un recorrido por la geografía municipal y por el territorio de la memoria, podemos citar estos lagares, que lógicamente no son todos.En la parte bajaFinca del Cardón. Lagar de madera de tea, con viga y husillo. Se hizo mosto en él hasta los años 60 del siglo XX.Finca Las Monjas. Lagar de hormigón y prensa. En desuso.Finca del Conde. Lagares desaparecidos.Finca La Peña. Lagares desaparecidos.Finca de Pedro J. Rodríguez. De hormigón y prensa. En uso.Finca de Los Alenes. Lagar de argamasa, viga y burra. Abandonado y entullado.Lagar de José Díaz. De hormigón y prensa. Abandonado.Lagar de Manuel Díaz. De hormigón y prensa. Desaparecido.Finca de La Manguita. Lagar de losas y burra. Desaparecido.Lagar de Francisco Afonso. de hormigón y prensa. En uso.Finca del Calvario. Lagar de hormigón y burra. Desaparecido.Finca de Poncio. Lagar de argamasa y burra. En muy mal estado.Lagar de Pedro Beltrán. De hormigón y gato. Desaparecido.Lagar de Andrés Hernández. De hormigón y gato. En uso.En la parte altaFinca de La Ladera. De hormigón, viga y husillo. Desaparecido.El de Felipe Mesa. La Pascuala. De hormigón y viga. En muy mal estado.El de Basilio López. La Pascuala. De hormigón y prensa. En uso.El de Teófilo Falcón. Las Monjas. De argamasa y burra. Desaparecido.El de Marcelino Díaz. Los Quevedos. De hormigón y gato. En uso.El de Cristobal Manuel. Los Quevedos. De hormigón y gato. En uso.El de Felipe Pérez. Los Quevedos. de hormigón y husillo. En uso.El de Juan el de Clotilde. Los Quevedos. De tosca y burra. Desaparecido.El de Juan el de Úrsula. De hormigón y burra.El de Cándido Hernández. La Suerte. De hormigón y husillo. En desuso.El de herederos de Pancho Flor. La Portalina.El de Martín Pérez. Molino del Viento. De hormigón y husillo. En uso.El de herederos de Vicente Manuel, en El Lomo Blanco, de viga y husillo. En desuso.Familia de los Rodríguez y los Álvarez. Orilla de La Vera. De hormigón y burra. Desaparecido.El de Domingo Díaz. La Vera. De hormigón y husillo. Abandonado.Casa El Lomito. La Vera. De hormigón y gato. En uso.El de Felipe Reyes. La Vera. De hormigón y gato. En uso.El de Policarpo Díaz. La Vera. De hormigón y gato. En uso.El de Cecilio Hernández. La Vera. De hormigón y gato. En uso.

Molino en El Barranco de Ruiz(El Rosario)
Molino en El Barranco de Ruiz(El Rosario)

Molinos de gofio

 A lo largo de la historia existieron en este municipio distintos molinos de gofio. Ello fue debido a que esta harina de trigo, millo y de otros cereales, por separado o mezclados, era alimento básico de la población.El más antiguo debió estar ubicado en el lugar denominado Molino de Viento, en las inmediaciones del Lomo del Viento, en las Medianías y del que no quedan vestigios.Hay constancia de otro molino de viento en el barrio de Las Aguas, en un altozano, cerca del mar y donde hoy se encuentra la ermita. No quedan restos del mismo.Otros molinos antiguos fueron los movidos por agua. Se cree que existió uno, a la entrada, por el naciente, del pueblo de San Juan, junto al barranco de Tamaraceite, en donde hoy llaman La Molinera y El Cubo.Otro molino de agua, que existe actualmente, en estado ruinoso, se encuentra en la parte alta del barrio de La Rambla, cerca del barranco Ruiz y al pié del Pico de la Grieta. Funcionó hasta el año 1942. Recientemente fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC).Durante parte del siglo XX funcionaron molinos movidos a motor. Tenían una tostadora anexa, si bien en muchas ocasiones los vecinos llavaban el grano ya tostado.Existieron los siguientes molinos de estas características:El de Manuel Batista, en la calle La Ladera, nº4 de San Juan. Hoy en ruinas.El de Benito Castilla, en la calle Antonio Oramas nº10. Hoy desmantelado. El motor de este molino dio corriente eléctrica al pueblo de San Juan durante algunos años y en las primeras horas de la noche.El de Jesús Falcón y luego de los Velázquez, en Los Quevedos nº49. No hay restos.El que estuvo en la entrada de la calle de los González de Las Toscas, en el barrio de La Portalina. Hoy desaparecido.El de Agustín Fuentes, situado en el Lomo de La Guancha en la casa que fue de Domingo Toledo y Juana Pérez. Desaparecido.El de Antonio Arbelo, situado en la calle El Molino, en La Portalina. Fue el último que prestó sus servicios en el municipio. Cerró en el año 1989.Molino de agua al pié del Pico de la Grieta en La Rambla.

 

Hornos 

Se construyeron  en el monte para elaborar brea, que es una especie de líquido espeso y rojizo que se obtenía al destilar la savia de los troncos de pino al calor del fuego. La brea se emplea para calafatear o cerrar las juntas de madera de las embarcaciones. Se conservan en estado ruinoso, más bien restos de la cimentación, algunos de estos hornos en el monte de este término municipal. Podemos citar a los localizados en: La Atalaya, en las proximidades de la Fuente de Pedro. En la Chamuscada, en la parte alta de la Hoya de Cho José Diego. Otros también existieron secaderos de cochinilla, hornos de pan y pasiles de higos. 

 

Agradecimientos: a Basilio Hernández y a Felipe Pérez por la fotos y a Carlos Quintana por sus informaciones.

 

Ángel Martín Falcón Domínguez de la Asociación Cultural "Martín Rodríguez"

 

Atardecer en San Juan
Atardecer en San Juan